Cuéntame un cuento, pero que sea largo.

¡Uff!. Un vídeo que dura más de cuatro minutos. Ya si eso…

Esta entrada está dedicada a tod@s aquell@s que piensan que que su tiempo es tan valioso que ya no quieren perder un par de minutos en vídeos que no aportan nada. ¿O quizá sí?. Soy el primer culpable. Reconozco que los vídeos de tonterías también me hipnotizan: gatitos dándose tortazos, personas que hacen que el concepto freak quede corto, etc.

Sin embargo, hay vídeos cuyo tiempo no importa (claro está si les damos una oportunidad). Pongo aquí un extracto de la película Smoke (Wayne Wang – 1995). Es un cuento de navidad.

Antes que grites ¡Horror! ¡una historia que sube el azúcar de lo empalagosa que es!, te diré que quizá no es un cuento como los que normalmente se atribuyen a estas fechas, pero lo es al fin y al cabo. Así que no corras todavía. Sigue leyendo

Anuncios